AFILIADOS NORMALES
Afiliados Élite (33/40)
Auatenland1zp6r0z.jpgsubir imagen
Hermanos (00/05)
Directorio (00/10)
© HARDROCK
Últimos temas
» ¿Qué piensas cuando digo...?
Mar Ago 30, 2016 9:28 pm por Pansy Parkinson

» Dedica una canción...
Lun Ene 25, 2016 5:38 pm por Pansy Parkinson

» G. Alessia Donetti || En construcción
Vie Nov 06, 2015 10:36 pm por G. Alessia Donetti

» MINITRAMA Nº1 Halloween - Inscripciones
Dom Nov 01, 2015 5:54 pm por Pansy Parkinson

» Programación
Sáb Oct 17, 2015 5:03 pm por Pansy Parkinson

» Trama nº 1 - El primer ataque: Hombres lobo
Miér Oct 14, 2015 8:04 am por Emily Blackwood

» ¿Qué estás escuchando?
Mar Oct 13, 2015 12:34 am por Samantha Thompson

» Pon pareja al de arriba.
Mar Oct 13, 2015 12:33 am por Samantha Thompson

» Si yo despertara a tu lado...
Mar Oct 06, 2015 6:28 pm por Pansy Parkinson


Caleb J. Turner — Expediente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Caleb J. Turner — Expediente

Mensaje por Caleb J. Turner el Sáb Ago 22, 2015 6:53 am

Caleb J. Turner
Darks o Rarito
25 años
Hufflepuff B
No intensivo
Gato negro
Andy Biersack
Descripción psicológica

Gustos: La lectura, la música clásica, escribir y tocar el piano.
Desagrados: Los matones, que violen su derecho a la intimidad y que hurguen en su pasado.
Manías: No establece contacto visual con las personas por demasiado tiempo, juega con el piercing de su labio cuando está nervioso.
Debilidades y fobias: Odia los lugares llenos de mucha gente y ser el centro de atención. Su debilidad es el piano y la música en sí.
Virtudes: Su destreza y gran habilidad por la música. Tampoco se le da nada mal el quidditch y defensa contra las artes oscuras.

Se podría decir que hasta hace un par de años, Caleb era un chico muy sociable, al que le encantaba pasar el tiempo en compañía de otras personas. Además, era amable con todo el mundo, siendo considerado por sus familiares y amigos alguien solidario y con un gran corazón.

También, se le podía clasificar como una persona optimista. Risueño, muy sincero y educado cuando la ocasión lo requería pero que sabía divertirse y hacer que los demás se divirtieran con él.

Un poco atrevido, no se cortaba a la hora de conseguir lo que quería. Era ingenioso y trabajador, organizado y le gustaba el trabajo en grupo aunque era algo orgulloso y algo cabezota. No era fácil cabrearlo, pero cuando se enfadaba tenía un genio bastante fuerte.

Todo ésto, cambió tras la muerte de su mejor amigo de la universidad. Se volvió un chico introvertido y comenzó a interesarse por la cultura gótica, aficionándose a la música de ese estilo y a la lectura, sobretodo a Edgar Allan Poe. Además de leer y escuchar música, también dedicaba gran parte de su tiempo a escribir y a tocar el piano. Era un excelente pianista, aunque nunca se lo demostró a nadie, sólo tocaba para él mismo, pues se prometió -como si fuera el personaje de uno de los libros que escribía- que sólo tocaría para la persona que le robase el corazón.

Odiaba a la gente que le juzgaba por su aspecto, sin pararse a conocerle de verdad, y a todos aquellos a los que sólo les importaba lo material, siendo incapaces de apreciar a los demás por lo que realmente valían, dando más valor al estatus social o la apariencia.

Cada vez, se fue encerrando más en sí mismo, volviéndose un ser huraño y asocial, hasta llegar a un punto en que desconfía de todo aquel que se le acerca. Vive con miedo a que se descubra lo que de verdad se esconde tras la muerte de su amigo, y piensa que es de estúpidos arriesgarse a conocer y encariñarse de personas que seguramente, antes o después, acabarán jugándotela.

No le gusta que rebusquen entre sus cosas, y mucho menos que le pregunten por su pasado, llegando a ser la intimidad lo que más aprecia en esta vida.

Le da mucha importancia a la higiene personal, y aunque en ocasiones ande algo deprimido y no tenga ganas de arreglarse, eso es algo que jamás descuida.
Historia del personaje

Caleb, nació hace veinticinco años en Londres, en el seno de una familia de clase media/alta. Cuando no era más que un crío, sus padres fueron asesinados por el todopoderoso señor oscuro y él fue entregado a una familia compuesta por un mago y una mujer muggle. Era hijo único, de hecho, habían querido adoptarle porque la pareja no podía tener hijos, por lo que sus padres quizá lo mimaban en exceso, sobretodo en sus primeros años con ellos. Pero eso, no hizo que Caleb se convirtiera en un ser egoísta, si no todo lo contrario. Creció siendo un niño muy feliz, y todo ese amor que sus padres adoptivos le profesaban, sirvió para que él se convirtiera en un chico cariñoso y preocupado por los demás. Tanto así, que todos sus familiares y amigos lo tenían en muy alta estima y consideración.

Siempre supo de la existencia de la magia, gracias a su padre mago, pero jamás supo el verdadero motivo del fallecimiento de sus verdaderos padres. A los once años, recibió la carta de ingreso a Hogwarts. Llegó al colegio e hizo infinidad de amigos y sacó las mejores notas que sus padres hubieran podido imaginar. Además, entabló una muy buena amistad con Logan, desde los once a los diecisiete años, cuando acabaron su estadía en el castillo. Ambos prometieron seguir viéndose, pero el destino pareció querer separarlos...

Volvió al mundo muggle con su familia e ingresó en una prestigiosa universidad para contar, también, con estudios muggles.

Ya en la universidad, continuó llevando una vida tranquila. No era el más popular del lugar, ni mucho menos, pero tampoco el objeto de burla de nadie, y por suerte, no tenía problema alguno a la hora de aprobar sus clases. Salía y se divertía, como cualquier chico de su edad, y llegó a entablar una muy buena amistad con su compañero de habitación. Éste, al contrario de Caleb, era algo retraído y le costaba congeniar con la gente, incluso llegando a ser el centro de las burlas de un grupo de chicos de la misma residencia. En un par de ocasiones, Caleb fue testigo de como le insultaban, o de como le empujaban por los pasillos. Pero jamás imaginó que la cosa acabara de esa manera:

Caleb, había acabado tarde de estudiar en la biblioteca, y se dirigía a la residencia, atravesando una zona arbolada bastante solitaria y oscura. Fue entonces cuando a lo lejos escuchó quejidos y golpes. En un principio, pensó en simplemente alejarse de allí, y avisar a la policía de que algo estaba sucediendo. Cuando estaba a punto de hacerlo, reconoció la voz de su amigo. Entonces corrió en su ayuda, pero cuando llegó, ya era demasiado tarde. Estaba inconsciente, con uno de los chicos que le acosaban sobre él, golpeándole una y otra vez la cabeza contra el suelo. Él siempre llevaba su varita encima y dudó por un momento si usar o no la magia, sin embargo, decidió intervenir sin hacer uso de ésta, para no alertar al ministerio. Lo apartó de un empujón y el matón cayó junto a su amigo. Estaba más que claro que se encontraba borracho o drogado, tanto así, que apenas fue capaz de pronunciar algo coherente cuando intentó amenazar a Caleb. Se puso en pie y los dos se enzarzaron en una pelea, en la que salió a relucir un arma blanca con la que el moreno no contaba. Temiendo que aquel chico, que era más alto y fuerte que él acabara con su vida, sujetó las manos ajenas con fuerza, ejerciendo presión hacia él para evitar el filo del cuchillo, con tan mala suerte que su adversario tropezó, le fallaron las fuerzas y la navaja se clavó directamente en su garganta.

Caleb no era un asesino y nunca se perdonaría lo que acababa de hacer, pero no quería ir a la cárcel, así que mientras el chico se desangraba, robó el cuchillo de entre sus manos, limpiando sus huellas de él. El plan inicial era arrojarlo en algún rincón alejado de la mano de Dios para que nunca lo encontraran, pero cuando se agachó a tomar el pulso a su amigo y se percató de que él también había muerto, su instinto le llevó a colocar el arma en la mano del que era su compañero de habitación y a salir corriendo.

Quemó todo lo que llevaba encima aquel día, asegurándose de que no quedase prueba alguna que le incriminase y pese a que fue acosado por la policía -ya que él era el único amigo de uno de los fallecidos- jamás se supo que él estaba implicado.

Fue entonces cuando empezó a volverse una persona huraña. Perdió sus amistades, se centró únicamente en sus estudios, en tocar el piano y en los extraños gustos en los que se refugió, buscando algo con lo que olvidar lo ocurrido, sin éxito. Años después, al acabar la carrera y todavía perseguido por el remordimiento, recibió una nueva carta de Hogwarts. Debía ingresar para cursar estudios superiores.

Todavía teme ser atrapado, pero cree que ir al mundo mágico es una buena idea para no ser arrestado en el mundo muggle si alguna vez llegan a descubrirle.

Otros:






Una vez terminado el juego, el rey
y el peón vuelven a la misma caja.


avatar
Foto identificativa :
Mensajes : 61
Fecha de inscripción : 06/08/2015
Casa de Hogwarts : Hufflepuff.
Curso/Empleo : 1r curso de adultos no intensivo.
Edad : 25 años.
Altura : 1,93.
Orientación sexual : Heterosexual.
Compañer@ sentimental : Zodito...
Varita : Acebo y núcleo de Pelo de cola de Thestral, veintiocho centímetros, ligeramente flexible.
Boggart : La persona que mató a mi amigo muggle.
Patronus : Cuervo.
BSO : Black Veil Brides - Lost it all
Galeones : 853
Ver perfil de usuario

Caleb J. Turner
Hufflepuff B

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.