AFILIADOS NORMALES
Afiliados Élite (33/40)
Auatenland1zp6r0z.jpgsubir imagen
Hermanos (00/05)
Directorio (00/10)
© HARDROCK
Últimos temas
» ¿Qué piensas cuando digo...?
Mar Ago 30, 2016 9:28 pm por Pansy Parkinson

» Dedica una canción...
Lun Ene 25, 2016 5:38 pm por Pansy Parkinson

» G. Alessia Donetti || En construcción
Vie Nov 06, 2015 10:36 pm por G. Alessia Donetti

» MINITRAMA Nº1 Halloween - Inscripciones
Dom Nov 01, 2015 5:54 pm por Pansy Parkinson

» Programación
Sáb Oct 17, 2015 5:03 pm por Pansy Parkinson

» Trama nº 1 - El primer ataque: Hombres lobo
Miér Oct 14, 2015 8:04 am por Emily Blackwood

» ¿Qué estás escuchando?
Mar Oct 13, 2015 12:34 am por Samantha Thompson

» Pon pareja al de arriba.
Mar Oct 13, 2015 12:33 am por Samantha Thompson

» Si yo despertara a tu lado...
Mar Oct 06, 2015 6:28 pm por Pansy Parkinson


Las adicciones no son buenas {Logan}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Las adicciones no son buenas {Logan}

Mensaje por Emily Blackwood el Mar Ago 25, 2015 1:04 am

Las adicciones no son buenas
Lechucería | Mediodía | Logan y Emily


Jueves, 3 de septiembre de 1998

Era mi tercer día en Hogwarts y aún no había intentado hablar con ningún compañero de clase. Al revés, había intentado pasar desapercibida, mi pasado me volvía a perseguir. Afortunadamente mi compañera de cuarto parecía muy maja y no había puesto muchas pegas a lo de tener una loba como animal de compañía, y eso me relajaba bastante. Estaba empezando a echar de menos mi casa y a mis padres pero, sobre todo, echaba de menos el Nestea y los Nuggets del McDonald’s.

Esa mañana me había levantado con el mono de Nuggets y Nestea, cuál yonkie. Ansiaba mi droga y no pensaba aguantarme, así que por la mañana temprano fui a la lechucería para encontrarme con Harley, mi lechuza blanca y negra, y darle una carta para mi madre con instrucciones bien claras:

“Querida mamá,
Necesito que me mandes una caja de 20 nuggets y un litro de nestea para el mediodía. Empaquétalo bien porque ya conocemos a Harley.
Te quiere, Emily”


Y ahora había corrido hasta la lechucería de nuevo tras las interminables horas de clase de esa mañana. Miraba por la ventana esperando ver a mi lechuza cargada con mi ansiado tesoro y, a los 5 minutos, al fin pude ver el antifaz negro que simulaban las plumas de alrededor de sus ojos color ámbar. La recibí con una amplia sonrisa mientras me daba una cestita con mi comida y se posaba sobre mi hombro. – ¡Muy bien, Harley! Te voy a recompensar por esto – Le rasqué la cabeza, desempaqué uno de los Nuggets y se lo di en dos trocitos pequeños. La dejé en una de los espacios que había en la pared y me despedí, sabía que había hecho feliz al animalito pero yo era ahora mucho más feliz.

Me metí dos de los Nuggets en la boca y corrí hacia la puerta para volver al castillo pero choqué bruscamente con algo, que resultó ser un alguien. Retrocedí un paso y tragué lo que llevaba en la boca con un trago de mi bebida celestial y puse una amplia sonrisa a la persona con la que me había chocado. Estaba demasiado animada como para seguir fingiendo ser invisible. – Lo siento mucho, no te había visto. ¿Estás bien? – Miré al chico y luego a mis Nuggets, podría compensarle por el golpe. – ¿Quieres un nugget de pollo? – Le ofrecí la caja aun sonriendo, podría ser mi primer amigo. – Por cierto, soy Emily.



avatar
Foto identificativa :
Mensajes : 58
Fecha de inscripción : 19/08/2015
Casa de Hogwarts : Slytherin b
Curso/Empleo : curso para adultos no intensivo
Edad : 21
Altura : 1,65
Orientación sexual : Heterosexual
Varita : «Acacia y núcleo de pelo de unicornio, Veinticinco centímetros, inflexible.»
Boggart : Acromántula
Patronus : Lobo
Galeones : 842
Ver perfil de usuario

Emily Blackwood
Slytherin B

Volver arriba Ir abajo

Re: Las adicciones no son buenas {Logan}

Mensaje por Logan Myers el Mar Ago 25, 2015 3:52 am

Las adicciones no son buenas
Lechucería | Mediodía |Emily y Logan


Jueves, 3 de septiembre de 1998

Acababa de ir a buscar una carta del ministerio a la lechucería. Ésta rezaba que si superaba éstos cinco años con buenas calificaciones, retirarían mi veto a trabajar, de nuevo, en el ministerio. La había leído estando a solas en mi habitación y me había molestado en contestarles dándoles las gracias. Obviamente no tenía nada que agradecerles a esos idiotas, pero si no les respondía, seguramente, me mandarían otra lechuza cambiando sus condiciones. Enrollé el pergamino que iba a mandarles y guardé la otra carta, antes de que nadie la viera. Me levanté de mi asiento y percatándome de cerrar la puerta con un hechizo para que no pudieran abrirla con un simple ''alohomora'', salí de la sala común de Hufflepuff.

Caminé de forma distraída hacia la torre de la lechucería. Mis clases habían acabado hacía rato y ahora debía ir a comer, pero pasaría antes a enviar la carta para evitar posibles percances. No me topé con más de dos o tres alumnos rezagados que corrían para que no se acabase el pastel de carne, así que ni siquiera me preocupé por ocultar lo que tenía en las manos. Poco después, había llegado a lo más alto de la torre -dónde pegaba un poco el frío- y totalmente abstaído en mis pensamientos mirando mis pies mientras avanzaba, cuando miré al frente, me choqué con una chica.

Entreabrí los labios para emitir una disculpa cuando ella me mostró su sonrisa. No la había visto antes. Quizás coincidimos en algún curso, pero estaba seguro que éste año no nos había tocado en la misma clase; la recordaría bien, era bastante guapa. Estuve a punto de decirle que no pasaba nada cuando se disculpó, sin embargo, cuando alzó los nuggets hacia mí y me ofreció uno, algo se retorció en mi interior. En lo más profundo de mí, sabía que era imposible que ella lo supiera, pero ese lado razonable de mi cabeza pareció desconectarse por unos segundos, dando paso al lado impulsivo. Le aparté la mirada y continuando con mi camino, le di un manotazo a su caja del Mcdonald's para que su comida cayera al suelo.

Sin girarme a mirarla y dándole la espalda en todo momento, llamé a mi lechuza, le coloqué el mensaje en una de sus garras y la eché a volar. Miré como ésta se alejaba, esperando no tener que volver a comunicarme con ellos y suponiendo que ya estaba solo en el lugar. Cuando me giré y vi que todavía estaba ahí, pensé que quizás me había pasado y estuve a punto de pedirle perdón, pero algo en su cara me decía, que acercarme a ella no sería la mejor de mis ideas.



Logan Myers

avatar
Foto identificativa :
Mensajes : 84
Fecha de inscripción : 04/07/2015
Casa de Hogwarts : Hufflepuff
Curso/Empleo : Primero de adultos, no intensivo.
Edad : 25 años
Altura : 1,85
Orientación sexual : Heterosexual
Compañer@ sentimental : -
Varita : «Tejo y núcleo de cola de fénix, treinta y cuatro centímetros, con algo de curva, poco flexible.»
Boggart : El ministro de magia
Patronus : Una acromántula
Galeones : 842
Ver perfil de usuario

Logan Myers
Hufflepuff B

Volver arriba Ir abajo

Re: Las adicciones no son buenas {Logan}

Mensaje por Emily Blackwood el Miér Ago 26, 2015 1:17 am

Las adicciones no son buenas
Lechucería | Mediodía |Emily y Logan


Jueves, 3 de septiembre de 1998

Mientras le ofrecía los Nuggets a aquel chico desconocido, me fijé en él. Era alto y de pelo y ojos oscuros. Nunca me había fijado de esa manera en un chico y entonces supe que había empezado a gustarme desde el momento en que le vi, pero eso no iba a salir a la luz tan fácilmente, mi orgullo no lo permitiría jamás. Justo en ese momento, la acción pasó a cámara lenta.

El chico apartó la cara y siguió su camino como si no hubiera habido interrupción alguna pero, al pasar por mi lado, le dio un manotazo a mi caja de Nuggets y estos cayeron al suelo. El suceso me dejó en un estado de perplejidad momentánea mientras mi cerebro asimilaba lo que había ocurrido. Miré mi comida –ahora esparcida por el suelo de la lechucería– y luego miré de nuevo al chico, que siguió con lo que había venido a hacer como si nada hasta que se volteó y nuestras miradas se cruzaron una vez más, ahora ya sin sonrisa que regalarle.

En mi cabeza, ese momento, solo tenían cabida el odio –que era lo que irradiaba con la mirada– y la pregunta “¿por qué diablos ha hecho eso el idiota integral que tengo enfrente?”. No me salía nada más que mirarle con odio, ni una lagrimita por quedarme sin comida y sin Nuggets del McDonald’s. Tal era el cabreo que irradiaba mi cuerpo que ninguna de las lechuzas se había atrevido a coger un poco de comida del suelo. Sin dejar de mirar al chico, me agaché a recoger una de las piezas de pollo y se la lancé apuntando a la cabeza, rezando porque mi pintería de cazadora de Quidditch hiciera aparición en ese momento.–¿SE PUEDE SABER QUÉ DIABLOS TE PASA? PUES AHORA VAS A TENER NUGGETS DE POLLO PORQUE YO LO DIGO – Seguí lanzándole Nuggets hasta que se terminaron. – Esa era mi comida, te odio.



avatar
Foto identificativa :
Mensajes : 58
Fecha de inscripción : 19/08/2015
Casa de Hogwarts : Slytherin b
Curso/Empleo : curso para adultos no intensivo
Edad : 21
Altura : 1,65
Orientación sexual : Heterosexual
Varita : «Acacia y núcleo de pelo de unicornio, Veinticinco centímetros, inflexible.»
Boggart : Acromántula
Patronus : Lobo
Galeones : 842
Ver perfil de usuario

Emily Blackwood
Slytherin B

Volver arriba Ir abajo

Re: Las adicciones no son buenas {Logan}

Mensaje por Logan Myers el Jue Ago 27, 2015 3:12 am

Las adicciones no son buenas
Lechucería | Mediodía |Emily y Logan


Jueves, 3 de septiembre de 1998

La miré y me miró. Ambas miradas fijas, la una en la otra y la suya irradiando un odio que jamás había recibido de otra persona en tal cantidad, al menos desde que la lié en el ministerio de magia. Me aclaré la garganta ¿Debía decir algo?¿Acaso habría algo que le haría cambiar su humor? Analizando bien la situación, me acababa de pasar tres pueblos con ella. Una vez más, entreabrí los labios, dispuesto a emitir una disculpa. Justo en el momento en el que un nugget, algo lleno de tierra del suelo, me impactó en plena frente.

¡Eh! ¿Se puede saber qué cojones haces?— Pregunté, esquivando el siguiente, pegándole un manotazo al que venía después para que saliera disparado hacia mi derecha y recibiendo el tercero, de nuevo, con la cabeza.— ¡Esa era tu comida, pero ésta es mi cabeza!— Añadí, bufando.
«Luego soy yo el del pronto extraño.»

Me acerqué a ella, haciéndola a un lado y mirándola con cara de pocos amigos. Mi intención era pasarla de largo, irme y olvidar ese momento tan peculiar. «Seguramente que si digo en clase que me ha atacado un hipogrifo me creen, pero jamás creerían que una chica me ha lanzado Nuggets de pollo a la cabeza en la torre de las lechuzas», pensé, negando ante lo estúpida que había sido la situación. Sin embargo, al parecer, la chica había olvidado lanzarme una de esas pequeñas porciones de pollo rebozadas, que había quedado oculta entre dos escalones. Al pasar por su lado, la pisé, resbalándome y dando un par de traspiés hacia delante. Lo único que esperaba era no caerme de boca y acabar siendo fruto de sus burlas o saltándome un par de dientes, por suerte para mí -o más bien por desgracia-, mi caída fue mucho más espectacular de lo que me hubiera gustado, aunque a cualquiera que la viera desde fuera seguramente no le haría mucha gracia.

¿Cuántos metros habría desde la torre de lechucería? Eso lo desconocía, pero sabía que el golpe mataría a cualquiera. Y allí estaba yo, después de haber sobrepasado la barandilla de piedra maciza al tropezarme, volando por los aires directo hacia el suelo.

¡Aresto momentum!—, grité mientras sacaba mi varita, quedándome a un palmo o dos como mucho del suelo.

Me puse en pie lo más rápido que pude, me sacudí la túnica y miré a mi alrededor, por suerte nadie me había visto... a no ser. Alcé la mirada, hacia la barandilla. Sólo esperaba que esa chica no mostrase ni un ápice de sonrisa en su rostro, ni dijera alguna palabra sobre aquello, porque estaba a punto de estallar otra vez y no pensaba soportar burlas, ya no.



Logan Myers

avatar
Foto identificativa :
Mensajes : 84
Fecha de inscripción : 04/07/2015
Casa de Hogwarts : Hufflepuff
Curso/Empleo : Primero de adultos, no intensivo.
Edad : 25 años
Altura : 1,85
Orientación sexual : Heterosexual
Compañer@ sentimental : -
Varita : «Tejo y núcleo de cola de fénix, treinta y cuatro centímetros, con algo de curva, poco flexible.»
Boggart : El ministro de magia
Patronus : Una acromántula
Galeones : 842
Ver perfil de usuario

Logan Myers
Hufflepuff B

Volver arriba Ir abajo

Re: Las adicciones no son buenas {Logan}

Mensaje por Emily Blackwood el Sáb Ago 29, 2015 12:57 am

Las adicciones no son buenas
Lechucería | Mediodía |Emily y Logan


Jueves, 3 de septiembre de 1998

Me había quedado bien claro que ese definitivamente no era mi día. Estaba deseando fuertemente que terminara mi discusión con aquel chico, del que aún no sabía ni su nombre, que había arruinado mi maravillosa comida. Por fin parecía que iba a irse cuando me cogió para apartarme. Estuve a punto de volver a gritarle “¿Por qué me has tocado?” cuando lo que vi estuvo a punto de hacerme reír mucho.

El chico se había resbalado con uno de los Nuggets que no le había lanzado y estaba haciendo las mil y una peripecias para no caerse de boca. La situación en sí ere bastante cómica y empezó a dibujarse una sonrisa en mi rostro, “Bendito karma” pensé, a punto de empezar a reír en voz alta. Pero algo hizo que mi sonrisa desapareciera tan rápido como había aparecido. Tantos intentos por no caerse habían llevado a ese chico demasiado cerca de la barandilla. Y lo vi caer al vacío.

Mi instinto entró en acción. Saqué la varita lo más rápido que pude mientras empezaba a correr hacia la barandilla, tan rápido como mis piernas permitían y pensé “Accio Saeta de fuego”. –Siempre se me habían dado genial los hechizos no verbales, así que se había convertido en parte de mi día a día el hecho de usarlos–. A pesar de que habíamos empezado con muy mal pie, estaba muy preocupada por lo que habría podido pasarle. El corazón me iba a mil por hora y todas las ganas de reír, el odio y el rencor habían desaparecido por completo, si le había ocurrido algo me sentiría culpable el resto de mi vida –aunque la culpa no era solo mía–.

Al llegar al borde salté la barandilla para caer sobre mi querida escoba, tenía mucha confianza en mí misma a la hora de volar por todos los años como jugadora de Quidditch. Volé en picado hasta casi rozar el suelo y salté de la escoba justo al lado del chico. Al verle de pie y sin ningún rasguño, el nudo en el pecho que se me había formado se aflojó y alivio recorrió todo mi cuerpo. Habían sido los peores 30 segundos de mi vida –sin contar los de los Nuggets (?)–. Me acerqué a él, aunque no demasiado, y le observé durante unos segundos antes de hablar. – Primero me dejas sin comer y luego me quieres matar de un susto. ¿Se puede saber qué narices te he hecho? – Una sonrisa empezó a asomar por la comisura de mis labios – Aunque no puedo negar que ha tenido un poco de gracia, tienes estilazo cayendo ¿lo sabías? –  Traducción: Estaba preocupada a muerte pero me alegro de que estés bien.





Última edición por Emily Blackwood el Jue Sep 03, 2015 12:40 am, editado 1 vez


avatar
Foto identificativa :
Mensajes : 58
Fecha de inscripción : 19/08/2015
Casa de Hogwarts : Slytherin b
Curso/Empleo : curso para adultos no intensivo
Edad : 21
Altura : 1,65
Orientación sexual : Heterosexual
Varita : «Acacia y núcleo de pelo de unicornio, Veinticinco centímetros, inflexible.»
Boggart : Acromántula
Patronus : Lobo
Galeones : 842
Ver perfil de usuario

Emily Blackwood
Slytherin B

Volver arriba Ir abajo

Re: Las adicciones no son buenas {Logan}

Mensaje por Logan Myers el Dom Ago 30, 2015 11:37 pm

Las adicciones no son buenas
Lechucería | Mediodía |Emily y Logan


Jueves, 3 de septiembre de 1998

Estaba en pie, observando hacia arriba, más pendiente de las presuntas burlas que pudieran llegarme que de otra cosa. Sin embargo, al darme cuenta de que nadie me había dado importancia y de que ella no estaba riéndose a carcajadas desde arriba, mientras me señalaba, pude empezar a sentir que algo más que mi orgullo pudo haberse roto; mi cabeza, contra el suelo. El corazón me latía con fuerza. Todavía no sabía cómo había conseguido sacar mi varita a tiempo y pronunciar ese hechizo, pero le di las gracias a mi rapidez en esos momentos.

Cerré los ojos, llevándome la mano al pecho, justo cuando escuché que algo pasaba volando a bastante velocidad sobre mi cabeza y después se alzaba hacia la torre. Abrí los ojos, percatándome de que se trataba de una escoba. En ese momento, ''la chica de los nuggets'', saltó sobre ella y bajó lo más rápido posible hasta mi encuentro. Estaba confuso. Si hubiera sido al revés, seguramente me hubiera asomado por la baranda para asegurarme de que no se hubiera matado y hubiera seguido a lo mío, sin embargo, ella se había tomado la molestia de bajar. Carraspeé sin creérmelo mucho y la vi acercarse a mí. Nuevamente ahí estábamos los dos, mirándonos el uno al otro en silencio.

Miré al suelo mientras empezaba a hablarme, soltando una sonrisa ladeada sin poder evitarlo. No sabía como, ni por qué, pero esa chica conseguía hacerme enfadar y después, hacerme sentir genial, en cuestión de minutos.

Era una estrategia para ver si estabas atenta. Muy mal ¿eh? Me hubiera matado si llego a fiarme de ti—. Bromeé y le guiñé el ojo para demostrarle que lo hacía, pese a que me mantuve serio.—Te perdono esas ganas de descojonarte porque no todos los días puedes ver a alguien resbalarse con un nugget de pollo y caer al vacío. Admito que tiene su gracia—. Negué varias veces con la cabeza, mostrando una pequeña sonrisa y después alcé la mirada, fijándome en ella.

El viento y la velocidad a la que había bajado a por mí, habían causado un pequeño desorden entre sus cabellos. Alargué mi mano hacia ella y con cuidado, los ordené y aparté de su cara, tomándome quizás más confianzas de las que debería. Al acabar, volví a mantener las distancias.

No podía dejar que te vieran a mi lado con ese nido que me traías en el pelo—. Comenté, de nuevo, en tono de broma. —Más ahora que hay algunos curiosos mirando desde las ventanas—. Señalé con la cabeza a los metomentodo que estaban asomándose, intentando averiguar qué había pasado y quién era la persona que se había caído.

Subí la capucha de mi túnica y acabé por hacer lo mismo con la de la chica. No quería que los profesores nos reconocieran y nos interrogasen sobre qué había pasado. Tras hacer eso, tiré de su mano para empezar a caminar, rodeando la torre y metiéndome en una pequeña puerta de madera, que llevaba a un almacén, en el pie de la misma lechucería. Una vez los dos dentro, cerré a mis espaldas.



Logan Myers

avatar
Foto identificativa :
Mensajes : 84
Fecha de inscripción : 04/07/2015
Casa de Hogwarts : Hufflepuff
Curso/Empleo : Primero de adultos, no intensivo.
Edad : 25 años
Altura : 1,85
Orientación sexual : Heterosexual
Compañer@ sentimental : -
Varita : «Tejo y núcleo de cola de fénix, treinta y cuatro centímetros, con algo de curva, poco flexible.»
Boggart : El ministro de magia
Patronus : Una acromántula
Galeones : 842
Ver perfil de usuario

Logan Myers
Hufflepuff B

Volver arriba Ir abajo

Re: Las adicciones no son buenas {Logan}

Mensaje por Emily Blackwood el Miér Sep 02, 2015 11:03 pm

Las adicciones no son buenas
Lechucería | Mediodía |Emily y Logan


Jueves, 3 de septiembre de 1998


Me puse a pensar en lo que justo acababa de pasar. Había saltado al vacío por un chico completamente desconocido, que había arruinado mi comida y, lo peor de todo, sabía que volvería a hacerlo. Era un sentimiento muy extraño el que me llenaba en ese momento y en todos los que habían pasado hasta ese instante. La arrogancia y orgullo del chico me crispaban los nervios pero, a la vez, no quería dejar su compañía. Además, no podía negar que estaba de muy buen ver… En ese mismo instante me di cuenta de lo que pasaba. “¿Es posible que sea… amor? No, lo acabo de conocer, es imposible. El aire de la bajada debe de haberme trastocado.” Intenté convencerme a mí misma.

Sonreí con una ceja alzada ante su intento de tomarme el pelo. Iba a hacer hincapié en que lo gracioso no había sido verlo caer al vacío –más bien eso había sido horrible– sino verlo mover los brazos en círculos y el bailecito ridículo de antes de la caída, pero cuando nuestros ojos se encontraron de nuevo y se me olvidó por completo al perderme en su mirada. Entonces, él alargó su mano para arreglar mi pelo que había quedado algo desaliñado por mi vuelo en escoba. Normalmente, esto hubiera provocado que me apartara de forma brusca de la persona que intentara tocarme pero esa vez no fue así, me había quedado hechizada por sus ojos oscuros. La caricia provocó que toda la piel de mi cuerpo se erizara, ya que no me gustaba nada que me tocaran por algún que otro trauma del pasado.

Cuando bromeó acerca de lo que acababa de hacer y apuntó que no estábamos completamente solos, desperté de mi ensoñación y fui incapaz de articular palabra incluso un pequeño rubor quemaba en mis mejillas. “¿Qué demonios me pasa?”. Me paralicé, no era capaz de hacer ningún movimiento por mi cuenta, mi cuerpo actuaba de una forma extraña y no recordaba haberlo vivido con antelación. Subió las capuchas de ambas túnicas y me cogió de la mano. “Ya ha vuelto a tocarme y yo sigo sin ser capaz de apartarme” Puse todo mi empeño en ordenarle a mi mano que se soltara y a mis pies que no le siguieran, pero parecía que mi cuerpo estaba hecho para seguir sus órdenes porque no se movió.

Al ver hacia dónde me llevaba, al fin, pude empezar a reaccionar un poco y mi voz salió de mi garganta algo más aterrorizada de lo que pretendía – ¿A… a dónde me llevas? – Aunque ya sabía la respuesta. Conocía aquel lugar demasiado bien, estuve encerrada allí más de cinco horas en mi primer año en Hogwarts. Mis queridísimos compañeros se enteraron de que no soportaba los sitios pequeños y oscuros, y fueron tan amables de llevarme y encerrarme. Estaba tan aterrada que ni siquiera era capaz de gritar, sólo temblé y lloré durante horas hasta que me desmayé de puro terror y amanecí al día siguiente en la enfermería. Por supuesto, no le conté a nadie lo ocurrido, no quería que añadieran “chivata” a la lista de cosas para odiarme.

Cuando entramos y cerró la puerta tras nosotros el recuerdo de ese horrible momento volvió a mi mente y mi respiración empezó a acelerarse. Cerré los ojos con fuerza y me pegué a la pared. Otra vez había perdido el control de mi cuerpo, estaba sufriendo un ataque de los míos y la cosa no iba a salir nada bien. No sabía si el chico conocía lo que había ocurrido hacía ya tantos años –lo dudaba mucho– o si sólo me había llevado allí para estar a solas conmigo pero no podía soportarlo. Mi respiración era cada vez más rápida, mis latidos más fuertes y estaba empezando a marearme.

Posiblemente me iba a arrepentir de eso en el futuro, pero tenía que salir de allí en ese mismo instante. Abrí los ojos para descubrir que la habitación me daba vueltas en la oscuridad, no oía nada más que el sonido de mi respiración y mi corazón. Di un paso hacia la salida y mis piernas cedieron ante mi peso, conseguí sujetarme en una caja antes de tocar el suelo y seguí hasta toparme con el chico. Empujé, golpeé y arañé hasta que mi camino quedó libre y salí huyendo por la puerta. Corrí hasta una zona de césped no muy alejada de la torre de la lechucería y allí me hice un ovillo, escondí la cabeza y empecé a sollozar sin poder contenerme.

#CIERRO


Última edición por Emily Blackwood el Vie Sep 04, 2015 1:51 am, editado 1 vez


avatar
Foto identificativa :
Mensajes : 58
Fecha de inscripción : 19/08/2015
Casa de Hogwarts : Slytherin b
Curso/Empleo : curso para adultos no intensivo
Edad : 21
Altura : 1,65
Orientación sexual : Heterosexual
Varita : «Acacia y núcleo de pelo de unicornio, Veinticinco centímetros, inflexible.»
Boggart : Acromántula
Patronus : Lobo
Galeones : 842
Ver perfil de usuario

Emily Blackwood
Slytherin B

Volver arriba Ir abajo

Re: Las adicciones no son buenas {Logan}

Mensaje por Logan Myers el Vie Sep 04, 2015 1:19 am

Las adicciones no son buenas
Lechucería | Mediodía |Emily y Logan


Jueves, 3 de septiembre de 1998

Era consciente de lo poco espacioso del lugar y de que nos habíamos quedado completamente a oscuras. Me mantuve en silencio, esperando a que ella pudiera decir algo; quizás echarme en cara haberla encerrado ahí o reprocharme que estaba pareciendo un pervertido o un acosador. No quería ser el primero en hablar por si empeoraba la situación, pero entonces empecé a escuchar movimiento y un golpe. Palpé mi uniforme para intentar sacar mi varita... un lumos en ese momento no nos vendría nada mal. Mientras buscaba, noté el cuerpo de la chica chocar contra el mío y un arañazo en el cuello, cerca de la quijada, en la zona derecha. Me llegó con tanta fuerza, que seguramente me había hecho sangre.

Me hice un paso atrás, sin tratar de retenerla o de darle explicaciones. No sabía por qué estaba tan nerviosa, pero supuse que me había tomado demasiadas confianzas al encerrarla ahí conmigo. Esperé unos segundos en silencio, que tal vez se tornaron en un minuto o dos y después empujé la -ya muy venida a menos- puerta de madera. Salí con cautela, me esperaba un puñado de amigas suyas queriendo matarme por intento de violación o al señor Filch mandándome a la directora por entrar en un espacio restringido, pero lo único que pude ver fue a aquella chica, echada en el césped, llorando. Todavía tenía la capucha puesta y yo también. Bajé la mía mientras miraba a mi alrededor, ya no parecía haber nadie mirando.

Me acerqué lentamente a ella, desde su espalda y me puse de rodillas en el suelo, para igualar alturas. Pasé mis brazos por debajo de los suyos, para abrazarla y me mantuve firme. Yo le había provocado ese ataque de ansiedad, por un motivo u otro y la forma más rápida de que su respiración volviera a la normalidad, era hacer que se acompasara con la mía. Un abrazo fuerte siempre iba bien; un viejo truco que aprendí cuando yo también sufría ese tipo de ataques.

Tranquila, no voy a hacerte daño. ¿Vale? No voy a hacerte daño. Sólo quería alejarme de la vista de los demás, para no meternos en un lío—. Susurré, cerca de su oído, esperando darle tranquilidad.

Cerré mis ojos, mientras seguía abrazándola hasta que su respiración se tornó normal. Una vez lo hizo, la solté de mi abrazo y me puse en pie, ayudándola a hacer lo mismo. La rodeé y la miré a los ojos, sólo entonces pude ver que aquello pudo haber sido mi culpa, pero no era por mí persona. Sus ojos reflejaban más dolor del que una sola persona podría soportar. Fruncí el ceño, mostrando preocupación en mi rostro y acerqué mi mano con lentitud y cautela, recogiendo sus lágrimas.

¿Qué te han hecho?—. Pregunté entre susurros, más para mí que para ella.

Di un paso al frente, volviendo a abrazarla. No la conocía; ni siquiera sabía mi nombre... y no me importaba. Sentía que era alguien a quién debía proteger, y sentía que no quería hacerlo únicamente por un momento de debilidad. ¿Qué me estaba pasando? Una corriente eléctrica me recorrió de pies a cabeza al sentir su cercanía de nuevo. Me separé de ella y tomé su mano, sin decir nada. Caminé a su lado, mientras miraba al frente. Algunas personas nos siguieron con la mirada al atravesar los pasillos, otras nos ignoraron y otras hicieron algún que otro comentario que pretendía ser ofensivo o gracioso, pero yo continué mi camino. Poco después, habíamos llegado a la entrada de Slytherin. Solté su mano y me alejé de ella, dándole la espalda.

Por cierto—... Me giré para mirarla una última vez más.—Soy Logan—. Me presenté y me fui de allí, con la esperanza de poder sentir mi propio nombre, saliendo de su boca; de entre sus labios, en un futuro próximo.

#cerrado



Logan Myers

avatar
Foto identificativa :
Mensajes : 84
Fecha de inscripción : 04/07/2015
Casa de Hogwarts : Hufflepuff
Curso/Empleo : Primero de adultos, no intensivo.
Edad : 25 años
Altura : 1,85
Orientación sexual : Heterosexual
Compañer@ sentimental : -
Varita : «Tejo y núcleo de cola de fénix, treinta y cuatro centímetros, con algo de curva, poco flexible.»
Boggart : El ministro de magia
Patronus : Una acromántula
Galeones : 842
Ver perfil de usuario

Logan Myers
Hufflepuff B

Volver arriba Ir abajo

Re: Las adicciones no son buenas {Logan}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.